Habas

El haba tiene porte recto y erguido, con tallos fuertes y angulosos de hasta 1,6 metros de altura. Muestra hojas alternas, paripinnadas y compuestas, con foliolos anchos de forma oval-redondeada, color verde oscuro, sin zarcillos; el foliolo terminal no existe o se convierte en un zarcillo rudimentario.

Las flores se presentan en racimos de 2 a 8, axilares las cuales son fragantes y grandes, alcanzando los 4 cm, con pétalos blancos manchados de violeta, púrpura o negro. Son hermafroditas, y la planta es capaz de autopolinizarse. Hay que advertir que la fertilización cruzada natural es escasa, salvo en presencia de abejas.

El fruto es una legumbre, posee una vaina alargada de longitud variable entre 10 y 30 cm y consistencia carnosa, tienen un tabique esponjoso con una especie de pelo afelpado o falso tabique entre las semillas siendo éstas más o menos aplastadas. Dentro de esta vaina se ubican las semillas puestas en fila. La vaina, de color verde en estado inmaduro, se oscurece y se vuelve pubescente al secarse. Los granos en el interior de la misma varían entre 2 y 9.

Propiedades

Las habas tienen vitaminas A, del grupo B (B1, B2, B3, B6, B9), C y entre los minerales que poseen destacan el hierro, calcio, fósforo, potasio. Por lo que están muy recomendadas en casos de anemia, colesterol, hipertensión, dietas de adelgazamiento, y en general para mantener una buena salud. Incluso las flores de las habas se usan de forma medicinal por su acción diurética y depurativa.

Las habas tienen índice glucémico bajo, siendo muy recomendables a las personas con diabetes o que quieras cuidar los niveles de azúcar en sangre.

Producción y comercialización

ENERO – FEBRERO – MARZO

Producto cetificado

Producto certificado GLOBALGAP, sistema AAPPCC System, BRC Food e IFS Food

certificados

certificados

certificados

certificados

Recetas con Habas

- habas con cebolla tarta